Mirando al pasado: vestigios de la guerra

LA TRINCHERA DE PIEDRAFITA

En Piedrafita la Mediana, como ocurre en tantos otros lugares de la cornisa cantábrica que hace de límite natural entre las provincias de Asturias y León, se pueden ver aún numerosos vestigios de la guerra civil, en mejor o peor estado de conservación, entre los que se encuentra la trinchera de Piedrafita.

Recorriendo la ruta que lleva hasta lo alto del puerto de Piedrafita desde el pueblo, tras cruzar uno de los puentes sobre el Torío continuamos por la pista que se sucede al final de la carretera en ascensión hacia el puerto, donde podremos encontrar esta trinchera además de una antigua cantera y una ermita, transformada en nuestros días en un refugio de pastores.

Buscando entre las escasas crónicas y documentación relativa a la guerra, encontramos alguna mención sobre la zona de la montaña leonesa, donde se sucedieron diversos hechos de los que es testigo esta trinchera junto con muchas otras a lo largo de la cordillera, como apuntamos a continuación.

(Fragmentos transcritos procedentes de la web “Arqueología de la Guerra Civil Española”).

La guerra civil en el sector oriental de los puertos de montaña: San Isidro y Tarna.

[…] En este marco histórico se sitúa el Cueto de Castiltejón, correspondiente a la primera línea de defensa republicana en el Sector Lillo, correspondiente al Puerto San Isidro. Esta posición controlaba la carretera de Lillo a San Isidro, además de encontrarse enfrente de la posición fortificada franquista en el Pico del Águila. […]

El frente de los puertos.

[…] Tras la ofensiva nacional en los primeros meses de la Guerra Civil, se configura una amplia línea de frente entre Asturias y León, caracterizada por el control republicano de la mayor parte de los puertos de montaña que permitían el acceso directo a Asturias. Esta línea se desarrollaba desde el puerto de Leitariegos hasta el Puerto del Pontón, defendido por una gran cantidad de batallones milicianos.

Después de varias ofensivas y contraofensivas por ambos bandos, el frente se estabiliza, lo que lleva al Ejército Republicano a ordenar la fortificación de las posiciones de defensa de los Puertos, para resistir el avance franquista. De esta forma, se configura lo que algunos autores han denominado la “Maguinot Cantábrica”, un complejo de estructuras defensivas de hormigón o piedra, con trincheras, posiciones fortificadas y parapetadas, que surcaban los montes entre Asturias y León.

GALERÍA FOTOGRÁFICA:

 

 Fuente textos transcritos: http://guerraenlauniversidad.blogspot.com.es/2011_08_01_archive.html